“No es verdad”, pero hay que seguir viviendo

Por • 01/03/2017 • Emociones y Comunicación, Familia y Amigos, UncategorizedComentarios643

“No es verdad”, “Sigo dormida”, es lo primero que pienso cuando de pronto, a medianoche, alguien enciende la luz de mi habitación y apenas asomando la cabeza por la puerta, me dice: “levántate, sufrió un accidente, está en el hospital”.

A tropezones, torpemente, me pongo lo que encuentro, una chamarra, cualquier par de zapatos. Mientras tanto, a medida que despierto las preguntas se van acumulando en mi cabeza. Quisiera pronunciarlas todas a la vez, pero el rostro pálido de mis padres y sus ojos brillando de angustia, me dicen que guarde silencio.

Y en silencio pasamos por curvas y más curvas en una boscosa carretera, en donde en algún punto sucedió el accidente. Vamos rumbo al hospital, mi papá, mi mamá y yo. Mis otros hermanos y el resto de la familia se van enterando, uno a uno recibe esa llamada telefónica que nadie espera.

HAY QUE SEGUIR VIVIENDO

Por fin llegamos. La luz verdosa del hospital y el olor a medicamentos son inconfundibles. Estamos en la antesala de una mala noticia.

Mis padres suplican al personal que les dejen ver a mi hermana. Necesitan confirmar que está viva y que se va a recuperar con algún tratamiento sencillo, en unos cuantos días, y que todo esto quedará en el olvido como un suceso menor.

Pero esas miradas, esas pausas, ese tono de voz de los doctores, hacen que el corazón lata mucho más lento, que la presión de la sangre disminuya. A punto de desmayarme, escuché: daño en la médula espinal, no volverá a caminar.

Mis padres, cómo olvidar su expresión de impotencia, parece que les han arrancado un pedazo de alma. Quizá lo más difícil del dolor sea ver al otro que sufre y no poder hacer nada. ¡¿Cómo llorar las lágrimas de ellos?! ¿Qué decirles, de qué manera sostenerlos?

Entramos en un pequeño cuarto. Ahí está ella, mi hermana, mi amiga. Su pantalón de mezclilla nuevo, destrozado. El miedo en sus ojos. No es posible. Apenas una semana antes brincábamos y cantábamos en un concierto en el Zócalo.

Café Tacuba. Sus canciones me suenan a lo que ya no es, ni será nunca. Sólo queda aceptarlo y aprender a vivir con lo que sí se tiene.

 

Entradas relacionadas

5 Responses to “No es verdad”, pero hay que seguir viviendo

  1. JeaEreque dice:

    Buy Wellbutrin 150mg Singapore Buy Overnight Direct Zentel Tab Amex Fedex C.O.D. online cialis Buy Prednisone 20mg 4 Corners Pharmacy New Zealand Keflex Engineering

  2. JeaEreque dice:

    Injection Lioresal Intrathecal Tadalis Sx Naturel En Ligne low cost levitra Philippine Pharmacy Online Keflex W Insurance

  3. JeaEreque dice:

    Can I Take Aleve With Amoxicillin Strep Throat And Zithromax Propecia Low Testosterone Drug viagra On Line Doryx Jenacyclin In Internet Buy Roche Propecia Online Uk Levitra Brand

  4. Just what I was searching for, appreciate it for posting.

  5. What’s Happening i am new to this, I stumbled upon this I have found It positively useful and it has aided me out loads. I hope to contribute & aid other users like its aided me. Great job.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *