Culpa, Beatriz Sandoval

¿De quién es la culpa?

Por • 24/03/2017 • Emociones y Comunicación, Familia y AmigosComentarios720

Muchas veces me lo he preguntado, con respecto a la discapacidad de mis hermanos. No he encontrado respuesta. Traigo a cuento a la culpa precisamente porque no tiene caso y necesito liberarme de ella. 

Durante mucho tiempo me sentí culpable por no haber nacido yo con síndrome de Down; por no haber sufrido yo un accidente que limitara mi capacidad de moverme; o porque una enfermedad no me atrofió a mí la memoria.

En ocasiones me reproché interiormente: “¿cómo te vas a ir de viaje, si en casa hay una persona que no puede salir de su habitación?” O, “¿pretendes sobresalir en la escuela o el trabajo, cuando ella o él no pudieron hacerlo?”

Incluso, lo confieso quizá por primera vez, llegué a sentirme mal hasta por comer o por comprarme algo que no fuera “estrictamente necesario”. La consigna era: “Debes sufrir, porque otros están sufriendo cerca de ti”.

RENUNCIA

Hoy me doy cuenta de que ese tipo de reacciones no le ayudó a nadie, y en cambio me trajo amargura. No se trata de buscar un culpable y un agraviado, sino de entender que la discapacidad nos afecta de una u otra manera a varias personas.

 Si debo renunciar a algo, es a la culpa. Para eso tengo que aceptar que he pasado por ella. No es un sentimiento aprobable ni grato; puede ser destructivo si no se le reconoce. 

Pero más allá de juzgar a la culpa como buena o mala, quiero asumir que es real, que seguramente no soy la única que en una familia con discapacidad la ha experimentado. 

Si pudiera dar un consejo, sería: no te atormentes, deja de preguntarte qué hiciste mal, deja de renunciar a lo que tienes aunque otros no lo tengan.  Libérate de la culpa.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *