La última y nos fugamos.

Por • 17/08/2017 • Espiritualidad, Estos son para leer, LiteraturaComentarios480

Con desinterés y sin ganas de seguir fue como andaba rodando en esta silla al salir del hospital. Pesados, misteriosos y difíciles son mis días con extrañas convivencias entre doctores y medicamentos que dan el debraye en toda la extensión.

Los encuentros con la muerte no me gustan, pero me ayudan a darme cuenta de lo increíble que es y lo muy pendejo que soy para no entender mi propia existencia. A veces me siento tan importante que olvido mi fragilidad. Olvido que estoy hecho de tiempo, espacio, y polvo de estrella mezclado con polvo de cheetos. A veces olvido que estoy vivo y olvido lo que soy.

Amor. Dolor. Odio. Luz. Blues. Mi vida. Esta vida que cada segundo se extingue. Amarga y desperdiciada. Mi vida que veo al cerrar los ojos y sentir el espacio que estas piernas muertas ocupan, un cementerio rodante. Sentir que me supernovo y al mismo tiempo muero y me lleno de humildad para admitir que no soy único. Y que bueno, porque así puedo llorar al sentirme solo. Asombrarme cuando un cometa acaricie la estratosfera y los océanos se enfurezcan. Sonreír imaginando que alguien se quedara a mi lado, bajo mi brazo para arrullarnos en las noches de insomnio y por el día destruirnos juntos para que ya nada nos duela. Porque lo que la tristeza une, que jamás lo separe el hombre.

Mi vida llena de futuros males escondidos. Mi vida triste y encantadora. Mi vida, charquito de agua puerca. Mi vida que termina el día con un último trago. No de whisky, un último trago de clonazepam. Mi vida con muchos claroscuros y un cuerpo con millones de células en una humanidad que es una a pesar de tener millones de universos. Mi vida. Mi tristeza… tan mías.

Más. Mas, otras dos gotas y menos jugo. Recuerda que es el último trago y nos fugamos.

 
No hay etiquetas en esta entrada.

Entradas relacionadas

Una respuesta a La última y nos fugamos.

  1. mari dice:

    Yo también debo haber nacido un día en que los dioses dormán en las nubes… muy buenoJorge Oregón Hernández!!!!!

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *