Conflicto en el matrimonio

Matrimonio: ¿unidos o divididos por la discapacidad?

Por • 18/08/2017 • Emociones y ComunicaciónComentarios1171

Si bien ningún matrimonio está preparado para tener un hijo con discapacidad, dependerá de la actitud de cada miembro, que funcione lo mejor posible o que se profundicen sus conflictos.

En muchos casos la discapacidad de un hijo propicia la cohesión de la pareja, pues hace que tome conciencia de lo necesario que es platicar y llegar a acuerdos, informarse y dar la cara a una circunstancia que para cada uno es nueva.

Afortunadamente hoy existen muchos recursos para que la pareja obtenga orientación sobre la discapacidad de un hijo, aunque sabemos que no es fácil.

Entendemos que la discapacidad implica desventajas, que hacen falta apoyos económicos; que el estrés puede ser el pan de cada día y los roles en la familia tienen que cambiar. Pero también es una oportunidad de encontrarle el más profundo sentido a la vida individual y conyugal.

No significa que la discapacidad sea lo más importante ni que los padres deban olvidarse de su relación por dedicarse a su hijo. No, se trata de tomarla como una motivación.

¿Qué problemas se pueden presentar en el matrimonio?

Según el estudio Discapacidad y Problemática Familiar, de la Universidad de Guadalajara, las dificultades que pueden tener los padres pueden ser de dos tipos: de conflicto en el vínculo conyugal, o de conflicto en el vínculo entre padres e hijo con discapacidad.

En el primer caso puede ser

…que predomine el vínculo de padre sobre el de pareja, provocando un menoscabo del vínculo conyugal. Aquí las relaciones de los cónyuges se ven reducidas, la mayoría de las veces, en una proporción abrumadora. Debido a los requerimientos de atención especial que ocupa el hijo discapacitado, las necesidades de la pareja (emocionales, sexuales, etc.) pasan a segundo término.

Puede existir un distanciamiento y una falta de comunicación en el matrimonio. Suelen presentarse, también, los reproches o recriminaciones, ya sean manifiestos o encubiertos, sobre la supuesta culpabilidad de alguno de los progenitores, es decir, culpándose uno al otro de la discapacidad del hijo.

En lo que respecta al segundo tipo de dificultades, el estudio explica que algunos padres

…al no tener a su alcance una solución para componer enteramente el problema de discapacidad del hijo quedan en una deuda perenne y la pagan estoicamente con sacrificios inagotables. Esto, a la larga, puede causar una dependencia total del hijo discapacitado y convertirlo en una persona insatisfecha y demandante.

Ninguno tiene la culpa

Ambos panoramas son desalentadores. Te los presentamos porque quizá debas preguntarte: ¿culpas a tu pareja por la discapacidad de su hijo?, ¿o te sientes tú responsable? ¿Funcionan como matrimonio?, ¿toman decisiones juntos, o se la pasan peleando?

Por más que cada uno le reproche al otro, ninguno tiene la culpa de una situación que está fuera de su alcance. Busquen apoyo, este portal es una buena opción.

Además, si necesitas atención psicológica, te recomendamos acudir a FHADI (Fundación Humanista de Ayuda a Discapacitados) en Av. Tres No. 52, Col. San Pedro de los Pinos. C.p. 03800, CDMX. Tel. (0155) 5272 4972 (correo electrónico fhadi@fhadi.org)

 

Fuente:

GARCÍA NÚÑEZ, R. y Bustos Silva, G. (marzo-agosto 2015). Discapacidad y problemática familiar, Paakat: Revista de Tecnología y Sociedad, 5(8). Recuperado el 17 de agosto de 2017 en: http://www.udgvirtual.udg.mx/paakat/index.php/paakat/article/view/229/345

 

 

Entradas relacionadas

2 Responses to Matrimonio: ¿unidos o divididos por la discapacidad?

  1. ROXANA dice:

    Prueba

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *