PROCESANDO

imagen accesibilidad

Personas con discapacidad: ¿Asexualidad?
Personas con discapacidad: ¿Asexualidad?

Subido por Jorge Alberto López

 

Con frecuencia, las personas con discapacidad afrontan un sinfín de restricciones para su desenvolvimiento personal y social, no solo por sus propias deficiencias, también, por actitudes y conductas inapropiadas de los aparentemente normales que los rodean; y se evidencia cuando de la sexualidad precisamente es tratada por los prejuicios, tabúes y estigmas, que impiden expresar y vivenciar adecuadamente este importante aspecto de la existencia humana.

Entre algunos mitos y tabúes difundidos sobre la sexualidad de las personas con discapacidad se tienen:

– No tienen intereses de índole sexual. FALSO

– Casi siempre son dependientes de los demás, por lo que necesitan que los protejan y ayuden constantemente. FALSO

– Sólo deberían formar parejas con personas como ellas. FALSO

– Si una persona con discapacidad padece una disfunción sexual, casi siempre se               debe a su estado físico o mental. FALSO

– Si una persona mantiene relaciones con una con discapacidad-hombre o mujer- es porque no puede atraer a otros individuos o tiene un interés ajeno a cualquier vínculo afectivo (intereses monetarios, de vivienda, por ejemplo). FALSO

– Las personas con retraso mental son «hiper eróticas». FALSO

– Las personas con lesiones medulares no tienen cómo sentir placer. FALSO

– Los individuos con discapacidad tienen mal carácter. FALSO

– Abordar el tema sexual les puede originar más preocupaciones y frustraciones. FALSO

– Deberían cambiar sus intereses sexuales para evitar el rechazo o complicaciones médicas. FALSO

– Tiene capacidad limitada para criar y educar a sus hijos. FALSO

– Una persona con discapacidad no es apto para recibir ni producir placer. FALSO

– Al no tener una respuesta sexual completa, no pueden lograr relaciones sexuales satisfactorias. FALSO

– No podrán tener hijos o embarazarse. FALSO Por lo que también requieren una sólida educación en anticoncepción.

Desafortunadamente, tales concepciones, asociadas al desconocimiento sobre la discapacidad y sexualidad de los profesionales de la salud, además de las dificultades biológicas que afectan el funcionamiento sexual, han engendrado, el criterio sobre la atención de la sexualidad que no representa un hecho primordial a considerar durante el proceso de rehabilitación, por lo que muchas veces este aspecto es obviado o relegado a un segundo plano.

El conocimiento de la importancia de una sexualidad sana, libre de prejuicios, resulta esencial para los profesionales (especialistas en rehabilitación, educadores, y kinesiólogos, entre otros) que atienden a personas con discapacidad. Igualmente, deben estar informados acerca del impacto que pueden provocar estas afecciones sobre la sexualidad, de manera que puedan atender cualquier duda o dificultad relacionada con los problemas que
presenten estas personas, educandos o familiares, lo que permite al menos evitar iatrogenia. En ocasiones basta un sencillo consejo para eleve la autoestima de la persona o retome su vida sexual de manera segura y placentera.

 

Referencias:

Posse F, Verdeguer S. La sexualidad de las personas discapacitadas. Editorial Fundación creando espacios. Buenos Aires. Argentina. 9-17, 1993.

Castillo Cuello JJ. Discapacidad y sexualidad. Un acercamiento al diagnóstico y su atención. Editorial CENESEX. La Habana, 27-31, 2007.

Chipouras S, Cornelius D, Daniels S, Makas E. Who cares? A handbook on sex education and counseling services for disabled people. G Washington University. Washington DC. 1979.

Castro PL. Sexualidad de niños y adolescentes con necesidades educativas especiales. Editorial Científico- Técnica. La Habana, Cuba. 2003.

Castillo J J, Figueredo L, Infante I. Personas con necesidades especiales. Educación sexual. Avances médicos. 1999; año VI. No. 17: 22-24.

Castillo J J, Mena P O. Disfunciones sexuales de los discapacitados. Sexología y sociedad. 1995; año 1(2): 22-23.

Comentarios

  • Sin comentarios aprobados

Deja tu comentario

Back to top