Sentir la vida

Un poco de todo

Por • 27/07/2017 • Amor y DesamorComentarios404

A lo largo de mi vida me ha tocado ser final y comienzo, puente y destino, víctima y verdugo, amor y desamor.

He probado la felicidad en diferentes envases, en distintas presentaciones, pero también he bebido el veneno amargo  de la decepción. He engañado y me han engañado; también he perdonado y, muchas veces, no siempre, me han perdonado a mí.

No me sonroja admitir que he llorado hasta quedar dormida, tan sólo para despertar y llorar más. Que algunas veces me ha tocado vomitar la soberbia de mi alma, tan sólo para empezar de nuevo. Que muchas más, me ha tocado buscar mi dignidad a tientas en caminos faltos de luz.

Pero también he reído y he amado hasta la médula (qué ironía lo de la médula) y me han hecho sonreír estúpidamente por horas, hasta que mi quijada se rebela ante mi expresión de adolescente enamorada.

A fin de cuentas, ¿de qué más podría tratarse la vida sino de sentir hasta ya no poder?

 

¿A tí qué es lo que te hace sentir vivo? Participa con nosotros, mándanos tus comentarios, anécdotas y lo que nos quieras contar sobre el amor y el desamor. O mejor aún, ven a compartirlo en  nuestra red social  https://discapacidadmotriz.org/redchueka/

 

 

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *